Noticias

“Negro como el diablo, caliente como el infierno, puro como un ángel y dulce como el amor” dice una sentencia sobre el café, maravilloso porducto del que no se sabe quién introdujo su cultivo en Colombia, ni en qué época, ni cuál fue la regón del país donde se hicieron las primeras plantaciones.

la versión más aceptada es la que describe el sacerdote José Gumilla en su libro “El Orinoco Ilustrado”. Dice que la planta fue sembrada en Santa Teresa de Tabage, población fundada por la Misión Jesuita, localizada entre el río Meta y el río Orinoco